Manejo de los inventarios según la legislación 9635: Reforma a las Finanzas Públicas

Desde Julio 2019, nuestro país se enfrenta al cambio fiscal más significativo de los últimos 10 – 15 años, una reforma tributaria que nos trajo el Impuesto al Valor Agregado (IVA), cambios importantes en multas fiscales y también cambió nuestro período fiscal.

Sumado a este cambio fiscal importante, la Dirección General de Tribulación Directa ya había emitido la resolución DGT-R-029-2018 la cual  incluye los nuevos criterios interpretativos sobe la aplicación de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) sobre disposiciones tributarias y, sobre este particular, vamos a referirnos a los inventarios, mismos que están normados bajo la NIC 2 y los define como todos aquellos activos que posee una empresa para vender ya sean para producir otros bienes (materias primas) o que sean consumidos en la etapa productiva o de prestación de servicios.

Ahora ¿por qué esto es relevante? Porque el inventario tiene dos complementos de gran relevancia que afectan las utilidades de las empresas: el costo y el IVA. El costo de los inventarios va a comprender todas las erogaciones derivadas de su adquisición y transformación, así como otras inversiones incurridas con el fin de darles su condición y ubicación actuales y, por su parte, el IVA puede ser calculado, dependiendo del tipo de transacción, sobre su precio de venta o sobre su costo.

Llevamos ya poco más de un año desde que entró en vigor la Ley 9635 y, todavía, muchas organizaciones ven cómo la nueva legislación les afectó la manera en la que se contabilizaban sus registros, principalmente inventarios.  A continuación, un resumen de los principales cambios:

Valuación de inventarios

Mes a mes se deberán de valuar los inventarios según los métodos establecidos en la NIC 2:

METODOLOGÍADESCRIPCIÓN
PEPS:Metodología que, por sus siglas, corresponden a valuar los inventarios según los primeros en entrar
son los primeros en salir.
Promedio ponderado:Este es uno de los más utilizados, calcula el costo unitario promedio de las mercancías disponibles, el cual se obtiene al dividir el costo total de las mercancías disponibles para la venta entre las unidades en existencia.

Destrucción, robo o hurto de inventarios

En todos los casos, serán aceptados como gasto deducible de impuestos siempre y cuando cuenten con los respaldos correctos, legales y originales que comprueben, ante la DGT su estado. Es igual de importante respaldar, con una certificación emitida por un Contador Público Autorizado, los movimientos realizados (ya sean los faltantes por robo o hurto o las destrucciones). Sin estos comprobantes se deberá pagar el IVA correspondiente calculado sobre el precio de venta pues se consideraría como faltante de inventario injustificado.

Autoconsumo de inventarios

El autoconsumo es catalogado, a nivel fiscal, como una venta (definido como el retiro de bienes para uso o consumo personal del contribuyente) obligando así al contribuyente a calcular, facturar y pagar el impuesto de IVA correspondiente calculado sobre el costo al momento en que se haga la transferencia de dominio del inventario (salgan de bodega por ejemplo o se despachen los bienes).

Promociones o regalías en inventarios

La comercialización de mercadería con carácter promocional que sea utilizada para muestras gratuitas sin carácter comercial no está sujeta al IVA; sin embargo, las regalías con carácter comercial (promociones 2×1, docenas comerciales, etc.) serán clasificados como venta cobrándose así el IVA asociado, calculándose sobre el precio de venta.

Mercadería usada

Para este apartado la DGT publicó el decreto DGT-R-034-2019 sobre los factores aplicables a la base imponible del IVA del Régimen Especial de Bienes Usados (adicional a lo que indica la ley 9635 y su reglamento). Básicamente, se busca minorar el IVA en bienes usados cuando no se tenga derecho a crédito.  Si se tiene dicho derecho, aplica el régimen tradicional y se aplica sobre el margen de beneficio.

En resumen, algunas de las prácticas contables que muchos contribuyentes venían aplicando previo a la entrada en vigencia de la Ley 9635 Reforma a las Finanzas Públicas ya no son, fiscalmente, correctas, los cambios en manejo del IVA así como los costos, las nuevas herramientas tecnológicas con que cuenta la DGT, y la globalización de las NIIF, nos obligan a controlar mejor nuestros movimientos para evitarnos caer en errores que nos podrían generar multas nada despreciables, ya sea por omisión o por pobre interpretación.

Comparta esta página