Innovación fiscal, ¿qué es?, parte I

DFV Asesores Empresariales

Costa Rica tenía más de 30 años de rezago en su política fiscal que, de no haber sido atendida en Julio del año anterior, hoy la podría frente a una de las crisis más grandes de la historia (a defenderse con una cuchara y una servilleta).

Desde la entrada en vigencia de la Ley 9635: Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, el incremento en la recaudación fue significativo comparado con el período anterior (2018 en este caso).

Aumento recaudación vs 2018:

• IVA aumentó en 23.01%
• Renta PJ aumentó 15.60%
• Renta PF aumentó 11.85%

Aún así, no alcanza… A pesar de que el gobierno ejecuta cambios en presupuestos (y sortea las peleas por la interpretación de la ‘Regla Fiscal’), el principal aumento del gasto corresponde a los altos intereses que paga por los créditos actualmente pues, sólo este rubro, incrementó su partida en ¢290 mil millones.

Porcentualmente pasamos del 3.52% en 2018 a un 4.18% (del PIB) en 2019.

Sabiendo que las finanzas del país no están bien, y que debemos (tenemos) que apoyar el barco del Estado (aunado esto a la voracidad fiscal con la que Tributación Directa busca fiscalizar a los contribuyentes), debemos ser conscientes de algo muy importante, hasta dónde pueden llegar nuestro flujo y, lo más importante, ¿qué puedo hacer para no “caerme y ahogarme” de ese bote?

Es aquí donde entra la definición de Innovación Fiscal que busca formas creativas y legales, diferentes a las tradicionales, para hacerle frente a los cambios tributarios y fiscales.

  1. Innovación tecnológica: el tener un sistema de facturación, desde hace ya poco más de dos años, es obligatorio pero, no podemos quedarnos ahí. Es imperativo analizar opciones para digitalizar nuestros procesos contables de forma completa (sistema de facturación no es lo mismo que sistema contable o ERP [Enterprise Resource Planning]).

    Entre mayor sea el orden y más eficiente seamos con el manejo de la información contable mejores serán nuestras decisiones fiscales y la respuesta ante procesos de fiscalización será más eficiente.
  2. Innovación profesional: estar al tanto de toda la información fiscal del país, a estas alturas, no es un lujo. Todos los días nos enteramos de cambios y no es cuestión de leer el periódico o revisar redes sociales, es un tema de primera necesidad que nos podrá ahorrar mucho estrés, tiempo y dinero.

    Si el tema fiscal y contable no es nuestra especialidad, es hora de aprender (de la mejor manera) a delegar este rol a un profesional capaz de brindarnos soluciones rápidas, actuales y legales según nuestras capacidades, recursos y flujos.
  3. Innovación empresarial: es claro (o debería de serlo) que cualquier organización lucrativa (unipersonal o ya establecida formalmente) no debe de apostar todo su capital a una única fuente de ingresos, por el contrario, debe de apostar a crear / desarrollar distintas (o nuevas) oportunidades de negocio que le representen diferentes tipos de ingresos.

    Ideas valiosas son logros, pero apenas son el punto de arranque, se deben de analizar variables como costo, servicio, oferta y demanda y determinar si la diversificación significa más ingresos y no lo contrario.
  4. Innovación organizacional: ¿Le pasa que hace muchas tareas pero que no avanza a la misma proporción? ¿Sus clientes no están totalmente satisfechos con sus productos/servicios y le demandan más tiempo? ¿Algunas de estas tareas no tienen nada que ver con su área de experiencia? Si todas sus respuestas son afirmativas, es hora de tercerizar procesos (algunos ejemplos: contabilidad, legales, outsourcing de personal, seguros, etc.)

    Todas estas categorías pueden ser satisfechas en el mercado local con opciones accesibles que le permitan dedicarse a lo que realmente le haga generar ingresos.

La Innovación Fiscal busca, gracias a la implementación de tecnologías, inclusión de profesionales en las áreas débiles y una correcta organización empresarial, el ahorro (maximización) del flujo de efectivo en temas de impuestos, por medio de opciones legales (escudos fiscales), eficientes y alcanzables, permitiéndole tener la tranquilidad fiscal necesaria para que su operación no corra riesgo.

Algunas recomendaciones importantes para poder ejecutar, correctamente, el plan de Innovación Fiscal:

  1. Verifique que sus registros contables estén al día y correctos: una contabilidad atrasada genera errores y por ende erogaciones o pago de impuestos que pudieron haberse ahorrado.
  2. Lleve un auxiliar con sus créditos a favor: si su operación tiene cobros a través de datáfonos o si le vende al gobierno o, simplemente por historia tiene créditos fiscales, lleve siempre una conciliación de estos para que no los pierda.

No se pierda la segunda parte de este artículo…

Comparta esta página